La gratitud y sus poderes regeneradores

  • La-gratitud-tiene-poderes-regeneradores--blog_post

La gratitud y sus poderes regeneradores

Agradecer es una de las grandes y poderosas llaves maestras de la vida. La gratitud ennoblece el carácter de las personas que la sienten, transforman las dificultades en oportunidades, encuentran soluciones a los problemas, convierte las pérdidas en ganancias, agranda el corazón de quién la siente, desarrolla la sencillez y la humildad y aumenta la comprensión.

La gratitud tiene poderes regeneradores:

1. Sirve para superar el sentimiento de autocompasión.

Sabes ¿por qué? Porque comprendes que no hay nada de que compadecerse, entendiendo la compasión como (según el diccionario) el “sentimiento de tristeza que produce el ver padecer a alguien y que impulsa a aliviar su dolor o sufrimiento, a remediarlo o a evitarlo.” Sentimiento en este caso por nosotros mismos. Si agradecemos, comprendemos también que en toda experiencia hay una oportunidad de aprendizaje, hay un regalo para trascender y superarnos a nosotros mismos, expandir nuestra consciencia y crecer en sabiduría.

2. Aumenta la felicidad cuando nos sentimos poco apreciados.

Cuando agradecemos confiamos que cuando estamos atravesando un túnel, encontraremos la salida, tenemos la certeza que todo cuanto ocurre tiene un propósito, aunque no comprendamos del todo, al final, todo será mejor.

3. Aumenta nuestra autoestima.

Nuestros diálogos internos se armonizan, por lo tanto nos sentimos mejor con nosotros mismos, sentimos que pasamos lo que pasamos para ser mejores personas, con fortaleza, determinación y con más recursos internos para afrontar las adversidades.

4. Nos libera inmediatamente de la sensación de pérdida y aleja el temor a la escasez.

Cuando agradecemos ¡ganamos!, ganamos en experiencia, en aprendizaje, en recursos internos, en amor propio, ganamos en confianza y en Certeza.

5. Nutre el espíritu.

Crecemos en sabiduría, porque experimentamos, verificamos con nuestra propia vida resultados en armonía que se traducen en bien-ser y bien –estar. Porque no se trata de creencias, sino de experiencia.

6. Nos hace sonreír y se inunda de alegría nuestro espíritu.

Aunque parezca “come flor”, cuando estamos en gratitud vemos la vida con entusiasmo, soltamos la queja, nos enfocamos en la posibilidad, en lo que hay, en lo que existe.

Sentir gratitud por momentos felices puede ser sencillo, sin embargo, es importante incluir la gratitud por los momentos desafiantes y dolorosos, ya que la gratitud que sentimos hacía ellos es una forma de sanar el pasado y liberarnos de rencores, abandonando las cargas innecesarias y pesadas que arruinan nuestra vida. A la gratitud por estos momentos le llamamos “Gratitud Incondicional” .

¿Cómo se desarrolla la gratitud incondicional?

Comprendiendo que la vida es un orden perfecto y necesario, todo lo que sucede tiene una razón de ser, un por qué y un para qué; tiene un propósito de amor, aunque no lo entendamos.

Para ver el regalo espiritual y descubrir las maravillas de la vida es necesario dejar de lado nuestras ideas de cómo queremos que sean las cosas o se comporten las personas.

Recordemos que el amor siempre está presente en un corazón y una mente agradecida.

(Este texto esta nutrido con argumentos del libro “De regreso al cielo” de Una Nueva Humanidad)

By |2019-02-04T13:21:02-05:00enero 3rd, 2019|Coaching|

About the Author:

Yo soy Angi Corzo, autora de este blog, CEO RelacionArt, Certified Family Coach, aprendiz. ¡Más alegría, menos drama!