¿Cómo ser padres coaches?

¿Cómo ser padres coaches?

En primer lugar indicaré al lector que el coach es una persona que acompaña a otra para que pueda conseguir sus metas y objetivos, identificando todos sus obstáculos y marcándose cambios que, partiendo desde sus propios recursos internos, le lleven a conseguir el resultado deseado.

Ser un padre coach trata de ser un acompañante de vida dispuesto, desde el amor mas no desde el control, a potenciar sus habilidades, elevar su calidad de respuesta ante la vida, detectar y desarrollar sus talentos, propiciar aprendizajes y el autoconocimieto, por mencionar algunos aspectos.

Los niños de hoy necesitan padres que se adapten a esta nueva generación de pequeños genios, padres que cuenten con nuevas habilidades y nuevas capacidades, necesitan de padres actualizados, ¡a la vanguardia! Hoy día  existen herramientas que, como padres, podemos adquirir para potenciar sus fortalezas y minimizar sus limitaciones.

Se preguntarán, ¿cómo podemos generar un ambiente coaching o de proceso de acompañamiento? La respuesta está dentro de nosotros, con dos elementos importantes: la escucha activa y la confianza.

Con la escucha activa pondremos todos nuestros sentidos a atender las demandas de nuestros hijos, no sólo a escuchar sus palabras, sino además a escuchar sus  silencios, su corporalidad y sobre todo a escuchar sus emociones.

La confianza, por su parte, es importante para generar un ambiente en donde tanto nuestros hijos como nosotros tengamos la disposición para contar uno con el otro, y en donde nuestros hijos por sí mismos, nos abran sus corazones y nos dejen entrar a su vida.

¿Cómo lo lograremos? con respeto, es decir sin criticarlos, juzgarlos, ofenderlos, atacando su SER

En otro orden de ideas, el coach ofrece acompañamiento en virtud de la consecución de las metas del otro, en este caso, como padres coaches, es necesario propiciar en nuestros hijos objetivos y metas claras.

¿Cómo podemos lograrlo? Mejor que dar respuestas, podemos potenciar su juicio crítico, su reflexión, y sobre todo orientarles a la acción, siempre propiciando su aprendizaje y autoconocimiento. En importante cambiar el ¿por qué hiciste esto? a preguntas como ¿qué te hace sentir eso?, ¿qué piensas de eso?, ¿qué puedes hacer ahora con eso?, o ¿qué puedes hacer para salir de eso?, ¿qué aprendiste de esto? En otras palabras, conocer sus emociones y orientarles a conquistar el mundo.

Generar en ellos creencias positivas como: “tú puedes”, “tú vales”, e indagar cuáles son sus creencias negativas con preguntas como: ¿qué te hace pensar que no puedes?

La invitación es conocer sus creencias limitantes y transformarlas a creencias que les abra un mundo de posibilidades.  Ahora, cabe destacar, un padre coach, comienza sobre sí mismo, crece, se desarrolla y con su ejemplo logrará mayor impacto.

Un padre coach, propicia la mejor versión de sus hijos para que con el tiempo éstos puedan ser la mejor versión de ellos mismos.  Los invito a fortalecer el vínculo familiar desde el amor, la confianza y la comunicación.

¡Amor y luz!

By |2019-04-18T23:36:51-05:00abril 18th, 2019|Coaching, Familia, Liderazgo, Relaciones|

About the Author: