Autonomía: “Yo direcciono mi nombre”